fbpxQué son las carillas dentales. Tipos, ventajas y desventajas
Clínica Dental en el Centro de Madrid

¿Qué son las carillas dentales? Tipos, ventajas y desventajas.

Carillas dentales

Hoy en día las carillas dentales ayudan a que las sonrisas sean, además de simpáticas, perfectas. Las carillas dentales son un tratamiento odontológico que es mínimamente invasivo y repercute en la estética del paciente.

Cada vez es más frecuente observar a gente famosa lucir dientes espectaculares, y mucho tienen que ver las carillas dentales. Si te interesa saber qué es una carilla dental, sus tipos, pros y contras, te lo contamos todo en este post.

Qué son las carillas dentales

La carilla dental es una especie de “lámina” que se coloca sobre la superficie del diente, la superficie visible. Esta lámina puede ser de diferentes materiales, y su objetivo principal es mejorar la apariencia de las piezas dentales.

Se colocan, ya lo dijimos, en la cara frontal del diente y suelen ser solo los dientes superiores y frontales, ya que son los más visibles a la hora de sonreír. Es necesario enfatizar que la carilla dental solo se aplica para fines estéticos, no funcionales.

Se hacen a medida de cada paciente, para que la lámina sea una réplica del diente. Las carillas dentales pueden ser una opción a la ortodoncia, y en los casos, obviamente, en que las imperfecciones sean leves.

Se usan para corregir diversos desperfectos dentales como dientes separados o torcidos, rotos, irregulares, gastados o aquella dentadura que presente manchas, así como para dientes calcificados o que se hayan oscurecido luego de una endodoncia.

En el último caso, los dientes recuperan el color a través de un blanqueamiento interno. Son recomendables también en los casos en que se crean espacios en los dientes debido al deterioro de las encías.

De modo que las carillas dentales se utilizan para embellecer la apariencia de los dientes, dando una forma y un color más sanos y atractivos.

Si bien ayudan a mejorar la apariencia estética dental y ciertos problemas causados por, por ejemplo, la periodontitis o piorrea, las carillas dentales no curan ni son un tratamiento para estos padecimientos.

Quiénes pueden colocarse carillas dentales

No todo el mundo es candidato para ello. Tras un necesario diagnóstico médico, el profesional te dirá si puedes o no ponerte una carilla dental.

Quienes pueden hacerlo son las personas que tienen, en general, una buena salud bucal: dientes y encías saludables. Además, es indispensable que el esmalte dental esté en buenas condiciones, pues sin él la carilla no se fijaría bien.

 

Carillas dentales

Tipos de carillas dentales

Las carillas dentales son unas láminas muy finas que se fabrican en porcelana o composite, que son los dos materiales en los que se realizan estas piezas.

Carilla dental de porcelana o cerámica

La carilla dental de porcelana tiene una gran resistencia a las manchas. Su aspecto es bastante parecido al de un diente natural, cuando está sano y blanco. Ello hace que la luz se refleje de forma similar a como lo hace cuando sonreímos con nuestros dientes naturales.

La carilla dental porcelánica podría corregir algunos problemas, como el desgaste, y cubrir piezas rotas o astilladas, e incluso dientes reconstruidos con resina y que se vean decolorados.

Actualmente hay dos tipos que se incluyen en las carillas dentales de porcelana: las ultrafinas y las de circonio.

Carillas dentales ultrafinas

Estas carillas dentales son las más duraderas y de mayor calidad, siendo por lo general el material más buscado. Son más resistentes porque en su fabricación se inyecta porcelana.

Las láminas presentan un grosor de entre 0,3 y 1 mm (parecido al de una lentilla), lo cual permite que no haga falta limar ni cambiar la forma del diente, aunque eso dependerá de la pieza sobre la que se colocará la carilla dental. En ciertos casos, hará falta solamente un ligero contorneado.

En una sola consulta odontológica se pueden colocar todas las carillas dentales y no es necesaria la aplicación de anestesia.

Es indispensable mencionar que en la actualidad estas carillas se hacen en un máximo de 72 horas gracias a los avances tecnológicos (hasta hace poco tiempo había que esperar un mes).

Por otra parte, los profesionales toman una muestra virtual de la boca del paciente con un escáner en 3D, lo que significa un ahorro de tiempo para el paciente y para el laboratorio, que solo tendrá que reproducir otra carilla sin que la persona tenga que presentarse.

Carilla dental de circonio

Si bien el circonio es muy resistente, solo se aplica en casos muy concretos, pues su grosor es mayor, y las carillas dentales de este material resultan más opacas que las ultrafinas.

Se recomienda en aquellos casos en que los pacientes tengan un perno metálico en alguna pieza dental que no permita ser retirado.

De cualquier forma, el circonio se utiliza muchísimo en la fabricación de coronas dentales porque su aspecto es muy natural.

Carillas dentales de composite o resina

Las carillas dentales de composite o resina se hacen en la consulta del odontólogo, y para ello utiliza el composite o resina acrílica –el mismo material usado para obturar los dientes reparados con caries–. El grosor es de 0,3 a 0,5 mm.

Para aplicar esta carilla dental es esencial preparar antes el diente. Es decir, hay que hacer un leve fresado por la superficie y realizar un grabado ácido para garantizar la correcta fijación tanto del cemento adhesivo como del composite.

Después de colocada la carilla, hay que pasar la fresa de pulido por la superficie para dar la apariencia deseada.

En cada consulta se pueden colocar una o dos carillas, y en algunas circunstancias será necesario aplicar anestesia cuando se prepara el diente.

Si bien ofrecen un gran aspecto estético, el material no asegura un efecto duradero (ni de cerca el de la carilla dental de porcelana), por los que los expertos recomiendan las carillas dentales de composite para pacientes muy jóvenes o cuando la corrección es muy sencilla.

La razón es que luego de los 18 años el crecimiento se ha completado, y por ello resulta mejor el tratamiento con carillas dentales de porcelana. Con las carillas de composite el tratamiento se puede revertir y en ningún caso se necesita el contorneado dental.

De modo que los pacientes muy jóvenes pueden pedirle al odontólogo que retiren estas carillas, cosa que se hace de forma muy sencilla, y luego colocar las carillas dentales de porcelana.

Ventajas y desventajas de las carillas dentales

Hablaremos en este apartado de los pros y los contras de las carillas dentales de porcelana y de composite, pues estas son las que se aplican más frecuentemente. De acuerdo con el material con que estén fabricadas, tendrán ventajas y desventajas.

Ventajas de la carilla dental de porcelana

Duración

Las carillas dentales de porcelana son más resistentes y duraderas. Ten en cuenta que pueden aguantar hasta 15 años en condiciones perfectas sin perder el color y sin mancharse.

Por supuesto, la duración depende sobre todo de cómo las trates y de si sigues las instrucciones de cuidado y mantenimiento. Incluso hay estudios actuales que permiten una proyección de hasta 30 años.

Reparación

Es improbable –aunque todo puede pasar– que una carilla dental de porcelana se fracture.

Sin embargo, si eso llegara a suceder, la tecnología disponible para la reparación de cualquier pieza permite que sea extremadamente rápido, de tan solo 72 horas.

Ventajas de la carilla dental de composite

Precio

Sin duda, el precio es la principal ventaja de la carilla dental de composite: es considerablemente más económica que una de porcelana, más o menos la mitad de lo que cuesta la segunda.

Reparación

Las carillas dentales de composite se pueden reparar fácilmente en la consulta del odontólogo, lo cual es inmediato.

Desventajas de la carilla dental de porcelana

Precio

El precio es proporcional a las ventajas, por ello estas carillas cuestan mucho más.

Desventajas de la carilla dental de composite

Duración y resistencia

La duración de una carilla de composite es de alrededor de los 5 años. Como ves, frente a los 15 años conservadores (que pueden llegar a 25 o 30) de las de porcelana, los 5 años se vuelven muy cortos.

Además, si quieres llegar a este plazo hay que ir regularmente a consulta odontológica para que el odontólogo haga el pulido de las carillas dentales y revise el estado de las mismas.

Para eso será esencial que tú como paciente mantengas una adecuada higiene dental, además de una dieta sana. ¿Por qué? Pues porque el composite, hecho de resina, se puede teñir con el tiempo, y si tienes costumbre de beber vino tinto, café, chocolate o comer frutos rojos, tus dientes ya no serán tan blancos. Lo mismo pasa con el tabaco.

Si bien la carilla de composite se repara rápidamente en la misma clínica dental, hay que reemplazarlas en mucho menos tiempo, como hemos visto, y a la larga se estaría pagando más por el composite que por la porcelana.

Carillas dentales

Cómo se colocan las carillas dentales

No importa el material del que estén hechas, las carillas dentales se adhieren al diente natural con un cementado.

Las carillas de composite se colocan de una forma más sencilla y rápida que las de porcelana, pues el odontólogo moldea directamente el material sobre el diente del paciente.

Las de porcelana se adhieren a la pieza dental de una manera similar a la de composite (con un cemento especial), y el cementado permite que la carilla quede estable, fija y tenga resistencia al desgaste.

La diferencia es que la carilla dental de porcelana se debe hacer en un laboratorio, previa impresión o moldes de la cavidad bucal.

En ambos casos se utiliza un material adhesivo concreto y específico que hará que la funda se pegue de manera permanente al diente.

¿Existe algún riesgo tras colocar las carillas dentales?

En la actualidad, ninguna carilla dental daña la dentadura; por ejemplo, la carilla de composite requiere un menor tallado que la de porcelana, pero incluso hoy en día no es necesario desgastar el esmalte para colocarla.

Cuando el odontólogo realiza el diagnóstico, la colocación de las carillas dentales dependerá fundamentalmente de dos elementos: la posición del diente y el color. Si estos dos factores son correctos no es necesaria la carilla dental.

Si hay algún diente muy adelantado o está muy amarillo, habrá que colocar la carilla, y si se hace necesario, se realizará un contorneado estético ligero, tan leve que no hace falta aplicar anestesia.

¿Las carillas dentales se pueden blanquear?

Las carillas no se pueden blanquear; esto hace indispensable verificar que el color sea el adecuado. Para saberlo, el odontólogo realizará diversas pruebas con las que podrá determinar el color, tamaño, posición o forma más apropiados para el paciente.

Si no estás conforme con el color hay que retirar la carilla y colocar otra, pues una vez retirada no puede volver a colocarse: hay que hacer otra.

Por otra parte, para tener en cuenta el color habrá que evaluar el grosor de la carilla dental: para obtener buenos resultados lo ideal es que las carillas tengan el grosor mínimo y sean translúcidas, lo cual dará mucha naturalidad.

Como son translúcidas el color de base se transparenta, y si los dientes son amarillos la sonrisa será también amarillenta. Por ello antes de colocarlas habrá que blanquear los dientes.

Teniendo en cuenta todo esto, y no tienes problemas dentales graves, una carilla puede ser una solución rápida para mejorar el aspecto estético de tu sonrisa.

 

Profile picture for user Abel Fernando Martínez Martín

Dr. Carlos Peracho Heras
Director de clínica dental Arapiles, Licenciado en Odontología por la Universidad de Alfonso X el Sabio y Máster en Implantología y Rehabilitación Oral por la Universidad de Toulouse (Francia). Además es especialista en periodoncia avanzada, cirugía Oral, cirugía plástica y estética dental. Es Miembro de la Sociedad española de Implantes.
CV