Clínica Dental en el Centro de Madrid

Prevención

Prevención dental

Realizar revisiones anuales periódicas ayudará a diagnosticar precozmente las enfermedades en los dientes (caries) y en las encías (gingivitis) y en el hueso (periodontitis) y en caso de haberlos serán más fáciles de curar.

Tener una buena higiene dental y realizar controles preventivos son la base para conseguir una boca sana.

En la clínica Arapiles Dental educamos y enseñamos las técnicas necesarias a nuestros pacientes para conseguir una buena rutina de prevención y mantenimiento.

Salud dental

La prevención de enfermedades bucodentales se consigue a través de un conjunto de hábitos diarios de limpieza e higiene, los cuales son indispensables mantenerlos durante toda la vida. Dichos hábitos de higiene bucal deben inculcarse desde la niñez, de esta manera en la edad adulta se podrán seguir pautas específicas de higiene bien marcadas que nos ayudarán a prevenir enfermedades y patologías que pongan en riesgo nuestra salud dental.

Recuerde, una boca sana es más importante de lo que parece, es decir, la boca es una de las partes del cuerpo que más usamos, sobre todo para satisfacer una de las necesidades básicas, comer, y sin una boca sana esta simple tarea no se podría llevar a cabo. Sin contar que la boca junto con la sonrisa forma parte de nuestra carta de presentación. Por ello y por muchas cosas más es indispensable prestarle mucha importancia a la salud dental.

Tener una buena salud oral no es una tarea difícil de lograr, solo se necesita constancia y disciplina. Y por suerte, te traemos una serie de consejos que podrás aplicar durante toda la vida para cuidar de su boca y dientes.

Consejos en la prevención de la salud bucal

Los dientes y boca sana es sinónimo de dientes limpios y encías firmes y rosadas. Sin embargo, para conseguir y mantener una buena salud bucal es importante seguir los siguientes consejos:

1.  Use hilo dental

Se debe usar hilo dental al menos una vez al día. Es recomendable hacerlos antes de  cepillarse los dientes. Con el uso del hilo dental se logra remover gran parte de la placa que se encuentra acumulada en la base de los dientes y encías.

Cómo usar el hilo dental: saque 50 cms aproximadamente de hilo dental del dispensador; enrolle los extremos en sus dedos índice y medio; introduzca el hilo entre cada diente y realice movimientos hacia delante y hacia atrás y de abajo hacia arriba; enjuague su boca para eliminar los residuos.

2. Cepíllate los dientes

El cepillado diario de los dientes por lo menos dos veces al día es una de las mejores acciones preventivas contra enfermedades dentales. Se recomienda hacerlo sobre todo después de cada comida, ya que es en esos momentos donde quedan restos de alimentos que pueden afectar las piezas dentales. El cepillado debe durar por lo menos dos minutos.

Cómo cepillarse: coloque pasta dental al cepillo; colóquelo en un ángulo de 45° con respecto al borde de la encía; mueva el cepillo de atrás hacia adelante y repita el movimiento a lo largo de todos los dientes; luego cepille la superficie interna  y externa de los dientes, usando la técnica anterior; posteriormente cepille la superficie masticatoria de los dientes; por último cepille la lengua para eliminar bacterias y refrescar el aliento.

Con respecto al cepillado de los dientes surgen una serie de dudas que hay que aclarar y tenerlas muy presente para lograr hacerlo de la manera correcta:

¿Qué tipo de cepillo de dientes se debe utilizar?

Aquí en la Clínica Apariles Dental y la mayoría de los profesionales en odontología sugerimos un cepillo con cerdas suaves para eliminar la placa y restos de alimentos alojados en los dientes. Respecto a su tamaño es recomendable los cepillos de cabeza pequeña ya que llegan mejor a todas las zonas.

Por otra parte, los cepillos eléctricos son recomendables sobre todo en personas que tienen problemas manuales y se les dificulta realizar los movimientos de cepillarse con un cepillo convencional.

¿Qué pasta dental se debe utilizar?

Por suerte, en la actualidad existen una gran variedad de pastas dentales que ayudan a prevenir muchas enfermedades o patologías tales como caries, sarro, gingivitis, etc. La mayoría de estas son aptas para casi todas las personas; sin embargo es recomendable preguntar directamente al odontólogo cual nos conviene más. Y para ello nos tienes a nosotros, realiza tu cita y todas tus dudas y preguntas serán resueltas.

¿Con qué frecuencia se debe reemplazar el cepillo dental?

Lo recomendable es sustituir o reemplazar el cepillo dental cada tres meses o si presenta desgaste antes de ese tiempo. También se recomienda cambiar el cepillo dental cuando se presenta enfermedades como un resfriado o una infección bucal, ya que los gérmenes y bacterias pueden permanecer en el cepillo, por ende se corre el riesgo que la afección aparezca de nuevo.

3. Lleve una dieta saludable

Al llevar una dieta saludable es menos probable que aparezcan enfermedades bucodentales como la caries, primera enfermedad a causa de alimentos demasiados azucarados. Y para evitar esto es importante concientizar y controlar la cantidad de azúcar que se consume. Una buena estrategia para lograrlo es leer las etiquetas de los productos alimenticios y elegir los que sean bajos en azucares añadidos.

Por otra parte, lo mejor es consumir alimentos naturales ricos en nutrientes como cereales, frutas, hortalizas, etc. Por último, si realiza varias comidas al día, recuerde cepillarse por lo menos tres veces al día.

4. No fume

Las personas fumadoras son más propensas a presentar problemas bucales que los que no fuman.

5. Higiene bucal adicional

En caso de tener prótesis dentales, retenedores u otros aparatos dentales es muy importante mantenerlos limpios, es decir se deben lavar y cepillar regularmente.

6. Realice visitas al odontólogo regularmente

Acudir al odontólogo una o dos veces al año para realizar una revisión es la mejor manera de prevenir o poner solución a cualquier problema bucodental.

Por lo general, las personas sólo acuden al odontólogo cuando presentan alguna enfermedad periodontal, como la gingivitis o la periodontitis, o cuando presentan caries avanzadas. Y precisamente el origen de estos problemas dentales viene por una higiene deficiente y por la falta de control y supervisión.

Por ello es tan importante acudir a una clínica dental regularmente. Con estas visitas el odontólogo podrá revisar el estado de los dientes y evaluará la cavidad oral en búsqueda de riesgos de padecer alguna enfermedad.

En ese sentido, será el propio especialista el que proporcione las mejores prácticas para la prevención de la salud dental como por ejemplo la limpieza oral o profilaxis, un tratamiento especializado que logra eliminar el sarro y la placa  con mayor efectividad que con el cepillado. Nosotros recomendamos realizar una limpieza por lo menos cada 6 meses.

Beneficios de la prevención dental

La salud dental afecta directamente a la salud general de las personas. Pese a los que muchos creen, las enfermedades bucodentales pueden dar pie a otras enfermedades como depresión y baja autoestima, y no solo eso, sino por ejemplo, la enfermedad periodontal además de provocar la pérdida de dientes, también aumenta las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Así que, llevar a cabo una buena prevención dental nos ayudaría a tener una buena salud oral y además a prevenir otras tantas enfermedades que afectan al resto del organismo.

Dentista en Madrid

Sabiendo ya las orientaciones generales para llevar a cabo una buena prevención de la salud bucodental y cuáles son sus beneficios, solo nos queda guiarte a encontrar un dentista de confianza que te ayude a instaurar esos buenos hábitos de salud oral y procedimientos como parte del programa de prevención. Y el lugar correcto es aquí, en nuestra Clínica Apariles Dental, donde encontrarás los mejores dentistas en Madrid, especialistas que realizan todo tipo de procedimientos dentales.

Aspectos a tomar en cuenta

En caso de no cuidar bien sus dientes estas serían las consecuencias:

Caries: las caries dentales es la destrucción de los tejidos de los dientes debido a la presencia de ácidos producidos por las bacterias contenidas en la placa que se aloja alrededor de los dientes. Este deterioro se produce cuando la persona no se cepilla y no utiliza hilo dental con regularidad.

Existen tres tipos de caries:

  • Caries de corona: son las que se presentan sobre el área de masticación o entre los dientes.
  • Caries radicular: son caries que se producen cerca de las raíces por estar un poco expuestas. No son tan comunes, por lo general se presentan en adultos.
  • Caries recurrentes: se forman alrededor de las obturaciones y coronas existentes. Se producen porque dichas áreas tienden a acumular placa.

Si no se tratan las caries a tiempo estas pueden causar dolor en los dientes, pueden ocasionar que el diente se infecte provocando un absceso, e incluso puede conducir a la pérdida del mismo.

Para saber si tiene una caries debe acudir al dentista, ya que será el especialista quien determine con seguridad si tiene una o no.

Enfermedad de las encías: es una infección del tejido que sostiene los dientes, y puede progresar hasta afectar el hueso que rodea y sostiene los dientes. Puede causar que los dientes se pierdan con el tiempo.

La enfermedad pasa por tres etapas: gingivitis, periodontitis y periodontitis avanzada.

Gingivitis: es la etapa más temprana de la enfermedad de las encías. En esta etapa solo se presencia la inflamación de las mismas, se puede observar enrojecimiento e hinchazón de las encías. Puede ser revertida ya que en esta etapa todavía no se ve afectado el hueso y el tejido conectivo que sostienen los dientes.

Periodontitis: para esta etapa ya se encuentran afectados tanto el hueso de soporte como los tejidos que sostienen los dientes. Aunque los daños no son irreversibles se puede realizar una terapia periodontal y mejorar la higiene bucal para que los daños no avancen.

Periodontitis avanzada: en esta etapa tanto el hueso como los tejidos están completamente destruidos causando que los dientes se desplacen o se aflojen. Se puede aplicar terapia periodontal agresiva para tratar de salvar los dientes

Por lo general, la enfermedad de las encías puede ser indolora, por ello es tan importante acudir regularmente al dentista para que éste evalúe las condiciones de nuestras encías y dientes.

Sin embargo, a pesar que no siempre se presenta dolor, estos son algunos de los síntomas que nos pueden  alertar: sangramiento de las encías, encías rojas e hinchadas, encías que se alejan de los dientes, mal aliento, pus saliendo de las encías, sensibilidad en los dientes.

Para la prevención de esta enfermedad es indispensable realizar el cepillado correctamente y utilizar hilo dental. Se debe tratar en lo posible de eliminar la mayor parte de la placa alojada en los dientes. Por supuesto que la visita al dentista es primordial.

Cáncer oral: el cáncer es una enfermedad que se presenta cuando se dividen células anómalas incontroladamente. En el caso del cáncer de boca se produce sobre los labios, dentro de la boca, las amígdalas en la parte posterior de la garganta, lengua, glándulas salivares y en los tejidos blandos de la boca.

Entre los síntomas comunes del cáncer de cáncer están: boca seca, dificultad para masticar, tragar, hablar, caries, ardor en la garganta e infecciones bucales.

Los malos hábitos como fumar, masticar tabaco y consumir alcohol pueden aumentar el riesgo de cáncer oral (cáncer en la boca). Aunque es cierto que una mala higiene oral por sí sola podría no aumentar su riesgo de cáncer oral, cuando se combina con cualquier otro factor de riesgo, aumenta drásticamente sus posibilidades de contraer cáncer.

La prevalencia de este tipo de cáncer es mayor en los hombres, las personas mayores y en personas con bajo nivel educativo y escasos ingresos.

Autoestima baja: una enfermedad que se piensa no está directamente relacionada con la salud bucal. Pero pongamos este ejemplo, cuando los dientes no están limpios, se tiene mal aliento. El mal aliento puede hacer que se sienta incómodo a la hora de hablar y relacionarse con las demás personas, por lo que puede ocasionar una alejamiento tanto de su parte como de las personas que lo perciben. Además, una mala salud oral a largo plazo puede ocasionar la pérdida de un diente, lo que puede hacer que usted se sienta menos seguro al momento de sonreír o hablar. Todas estas pequeñas cosas pueden afectar profundamente la autoestima.

Cuando acudir al dentista

Por si todavía tienes alguna duda sobre la frecuencia y las razones de cuándo acudir al dentista, aquí te damos otras razones:

  • Si presenta dolor en un diente sin razón aparente.
  • Sensibilidad.
  • Si presenta encías rojas, sangramiento en las encías, mal aliento, dientes flojos, etc.

Recuerda acudir al dentista periódicamente y para eso nos tienes a nosotros, los mejores dentistas en Madrid.

Valoración: 
Promedio: 5 (3 votos)