fbpxPeriimplantitis: síntomas y tratamientos | Clinica Dental Madrid Arapiles
Clínica Dental en el Centro de Madrid

Periimplantitis: síntomas y tratamientos

periimplantitis

Las lesiones periimplantarias pueden ser detectadas a tiempo antes de agravarse. Generalmente, la periimplantitis ocurre después de que la mucosa alrededor de un implante dental se vea afectada.

A continuación, todo lo que debes saber para detectarla y sus posibles tratamientos.

¿Qué es la periimplantitis?

Es una lesión inflamatoria que suele afectar la encía que rodea al implante dental. Estos procesos van acompañados de biofilm con una alta concentración bacteriana. Es precursora de la pérdida de hueso o su desgaste que funciona como base para el implante.

Los tratamientos para la inflamación subgingival pueden ser complejos de acuerdo con el grado de lesión. Si el problema se agudiza, puede requerir que la prótesis sea retirada. Aun así, existen nuevos métodos y antibióticos capaces de mejorar el tejido.

Clasificación de la enfermedad periimplantaria

La periimplantitis se clasifica dentro de los procesos inflamatorios como una afección infecciosa. Es capaz de producir irritación, dolor y ardor intenso además de reflejar directamente la inflamación.

En este punto, la periimplantitis puede distinguirse de dos formas:

Mucositis periimplanataria

La mucositis es la fase inicial del proceso inflamatorio / infeccioso de una periimplantitis. Se caracteriza por una hinchazón moderada del tejido que recubre el implante. Cuando se trata durante esta fase, los daños pueden ser reversibles. El ratio de pérdida ósea es sumamente bajo y los tejidos se recuperan con normalidad.

Periimplantitis y la pérdida de hueso

En la fase de periimplantitis la infección ha evolucionado. Se caracteriza por causar pérdida ósea y daños severos en los tejidos que recubren la base. Para estos casos, algunos tratamientos odontológicos como el raspado pueden funcionar. No obstante, puede requerir la extracción del implante y un vaciado o descontaminación del área.

Síntomas de la periimplantitis

La periimplantitis se diagnóstica tras una evaluación de los dentistas. Sin embargo, antes de acudir al odontólogo, puedes encontrarte con síntomas que caracterizan la afección:

  • Sangrado y dolor alrededor del implante.
  • Edematización del área circundante.
  • Supuración gingival.
  • Presencia de biofilm bacteriano y formaciones minerales.
  • Ensanchamiento de la profundidad del implante.
  • Deterioro del hueso de base.
  • Movilidad del implante.
  • Bajo diagnóstico radiológico puede apreciarse la falta de reabsorción ósea.

Causas de la periimplantitis

Tras haber recibido un implante dental, existen factores a considerar para sus cuidados. Cuando no se tienen en cuenta los cuidados básicos, se crean lesiones que pueden permitir el paso de bacterias. Al existir un vacío hacia el implante, los tejidos se dañan con facilidad.

Las causas más comunes son:

Consumo de tabaco y alcohol

La nicotina es enemiga de la salud bucal y este es el ingrediente base del tabaco. Esto se debe a que causa vasoconstricción. El bajo flujo sanguíneo trae diversas consecuencias, entre ellas una menor inmunidad bacteriana. La microbiota bucal estará expuesta y podrá recibir microorganismos patógenos por este motivo.

Algunos estudios han determinado que tiene influencia directa con la pérdida del material óseo. Aun cuando existan hábitos de higiene, la nicotina va creando desgaste sobre la barrera natural.

Periodontitis 

La enfermedad de las encías puede derivar rápidamente en una periimplantitis. Esta afección puede dañar el tejido blando y deteriorar los dientes o muelas de manera directa. Cuando las encías están debilitadas, el diente se afloja y permite el paso de bacterias y nuevas infecciones. Así, puede ocasionar una periimplantitis al poco tiempo.

Contaminación previa

Si antes de colocar el implante existían lesiones activas o recientes, pueden inducir afecciones posteriores. Por eso, los dientes cercanos al implante que tengan tratamientos dentales determinan un riesgo. Sin embargo, no implica que una persona no pueda realizarse un implante dental, solo deben considerarse tiempos y métodos prudentes.

Otros factores de contaminación previa pueden deberse a una periodontitis reciente, tratamientos de caries, etc.

Malos hábitos de higiene bucal

La concentración de placa es la principal responsable de la periimplantitis y mucositis. Malos hábitos de higiene bucal o una técnica incorrecta de cepillado provoca un incremento bacteriano.

Los implantes mal adaptados o la dificultad de realizar una correcta higiene acumulará placa alrededor de la prótesis. Por ello, es común que en estos casos se acumulen agentes patógenos, caries u otros agentes.

Es primordial que un paciente de implante dental reciba instrucciones paso a paso de lo que serán sus nuevos hábitos. La sensibilidad de los tejidos para adaptarse a cuerpos extraños (dientes postizos) es alta.

Problemas de diabetes mellitus

Quienes padecen diabetes pueden contraer un mayor riesgo de padecer enfermedades periodontales. Las alteraciones en la glucosa hacen que las encías sean más propensas a debilitarse, caerse los dientes, etc. Por ello, si alguien con diabetes descuida su implante, este puede caerse con rapidez e infectarse.

Por otra parte, el proceso de asimilación y cicatrización de los tejidos es muy deficiente en personas diabéticas. El control correcto de la enfermedad influirá en cómo pueda el cuerpo responder al implante.

De manera similar ocurre con la osteoporosis, hipotiroidismo u otras enfermedades generalizadas.

Superficie del implante

Los implantes con pliegues o formas anormales en sus superficies tienen una mayor probabilidad de acumular bacterias. Esto se debe a que las cualidades físicas no permiten realizar una higiene adecuada.

periimplantitis

Tratamientos

El tratamiento de la periimplantitis puede variar de acuerdo con el nivel de la enfermedad. En un caso leve, puede solucionarse con un tratamiento de antibióticos y desinfectantes. Cuando se encuentra avanzado, es probable que no pueda haber un retroceso exitoso.

Existen dos vías a considerar y cada una debe lograr cumplir con estos objetivos:

  • Deshacerse de la placa infecciosa.
  • Asepsia de la zona de implante.
  • Control de la infección gingival.
  • Corrección de maloclusiones.
  • Modificación o extracción del implante.

En caso de mucositis

El tratamiento en la mucositis se enfoca en detener la inflamación perimetral. Se le considera la intervención no quirúrgica más leve. Inicia con un desbridamiento y eliminación de las arenillas y biofilm para establecer una correcta microbiota. Luego necesitarás continuar con el tratamiento de antibióticos y gel para mantener la limpieza prolongada.

Cuando existe periimplantitis

En este caso, la meta principal es detener la pérdida ósea mediante el control bacteriológico. Este puede dividirse en tres grados o niveles:

Grado 1

Se realiza una limpieza mecánica para instar a una correcta higiene bucal. Normalmente, ocurre al observar inflamación moderada sin sangrados constantes o bolsas de hasta 4 mm..

Grado 2

Consiste en la gestión de una limpieza mecánica con protocolos de antibióticos. Esto se hace cuando existe la presencia de bolsas con más de 5 mm.

Grado 3

Se realizarán las rutinas para los grados anteriores, pero se añadirá la modificación de la morfología de implante. Esto con el fin de retirar la placa bacteriana y encontrar la causa de la infección. Puede requerir la extracción total de la prótesis para una correcta recuperación.

Curetaje

Es importante comprender que el curetaje se realiza, mayormente, en pacientes que padecen de sarro. Además, es utilizado en casos de una periimplantitis leve. Esta práctica puede evitar que las encías sufran daños severos y afecten al implante.

¿Cómo se realiza un Curetaje?

Inicia con una limpieza dental para deshacerse de cualquier tipo de agente bacteriano. Con unas curetas se procede a un raspado superficial y cuidadoso para no hinchar las encías. El procedimiento se concluye con un “alisado radicular”.

Este tratamiento ayuda a evitar la formación de bolsas periodontales. Cuanto más temprano se controle la formación de bolsas, se evitará la remoción del implante.

Procedimientos quirúrgicos

En algunos casos, no existen alternativas al curetaje que sean más viables que la intervención quirúrgica. Con frecuencia, los niveles de prevención y tratamiento no invasivo pueden resultar incompletos y la sintomatología incrementa. En esos casos, es más fiable realizar el desbridamiento a través de intervención invasiva.

La primera parte de estos procedimientos puede constar de una descontaminación de la superficie implantaria. Enseguida se procede a retirar la prótesis y separar la mucosa para limpiar a profundidad.

Al finalizar el procedimiento, se pueden requerir de algunos antibióticos y desinfectantes para el tratamiento posterior.

Profile picture for user Abel Fernando Martínez Martín

Dr. Carlos Peracho Heras
Director de clínica dental Arapiles, Licenciado en Odontología por la Universidad de Alfonso X el Sabio y Máster en Implantología y Rehabilitación Oral por la Universidad de Toulouse (Francia). Además es especialista en periodoncia avanzada, cirugía Oral, cirugía plástica y estética dental. Es Miembro de la Sociedad española de Implantes.
CV