Clínica Dental en el Centro de Madrid

Odontología Restauradora

Odontología Restauradora

Es el área de la Odontologia que permite restituir la anatomía dental perdida debido a caries.

Las caries dentales son uno de los trastornos más comunes, después del resfriado común. Suelen aparecer en los niños y en los adultos jóvenes, pero pueden afectar a cualquier persona y son la causa más importante de pérdida de los dientes en las personas más jóvenes.

La caries es una enfermedad oral que depende de varios factores: una alimentación rica en azúcares, presencia de placa bacteriana, alteraciones de la saliva y características de los propios dientes, entre otros. El tratamiento pasa por la remoción de toda la estructura dentaria que está cariada. Este procedimiento provoca la formación de una cavidad que se rellena con uno de los materiales restauradores altamente biocompatibles.

En nuestra Clínica Arapìles Dental, además de la caries, con la odontología restauradora podremos solucionar situaciones de traumatismos y fracturas dentales, alteraciones de color o malformaciones dentales congénitas.

¿Qué es la Odontología Restauradora?

El término odontología restauradora hace referencia al conjunto de tratamientos que se llevan a cabo para solucionar algunos problemas de salud oral y restaurar la estética de la boca. Es así como el odontólogo restaurador es el encargado de rescatar y restaurar los dientes.

Para tenerlo más claro, podemos decir que la odontología restauradora es una rama de la odontología que se encarga de reparar los dientes dañados o que se han perdido.

Es importante saber que dentro de la odontología restauradora están involucrados dos factores importantes: la salud y la estética dental. Aunque por lo general, la mayoría de los pacientes acuden por problemas estéticos, no solo se trata de eso, ya que durante el procedimiento se dan cuenta que restaurar un diente involucra cuestiones de salud.

Pongamos el ejemplo de un diente dañado y sus causas pueden deberse a una caries o infección en el mismo; al no tratarse a tiempo puede dañar el resto de los dientes afectando la estética y salud de la boca. Ahora bien, al tratarse de una pieza faltante, el hueco producido por la pérdida puede ocasionar movimientos en los dientes de los lados provocando un desarreglo de la dentadura.

Razones para acudir a la odontología restauradora

Podemos acudir a la odontología restauradora por muchas razones:

  • Por un golpe en un diente.
  • Caries.
  • Desgaste de un diente.
  • Problemas genéticos.
  • Malformación de los dientes.
  • Pérdida de dientes.

Tratamientos relacionados con la odontología restauradora

Para solucionar todos esos problemas existen una multitud de tratamientos dentales, pero será el odontólogo la persona encargada de valorar cada caso.

En nuestra clínica dental en Madrid  tenemos el mejor equipo de odontólogos, los cuales realizan un diagnóstico en la primera consulta para poder determinar el problema y conseguir la mejor solución.

Nuestro objetivo con los tratamientos de odontología restauradora es preservar la mayor cantidad de piezas dentales, aunque no siempre se puede, y por ello se debe recurrir a tratamientos como los implantes dentales, un puente o dentadura para eliminar problemas de salud bucal y conseguir una sonrisa natural.

Dentro de los tratamientos de la odontología restauradora están desde los que incluyen cuidados preventivos hasta aquellos que ameritan reemplazo de los dientes perdidos. Veamos los más comunes:

Implantes dentales

Los implantes dentales son el tratamiento ideal para los pacientes con pérdida de dientes. Si bien es cierto que, a medida que se envejece es más probable que se pierda un diente a causa de ciertas enfermedades o por desgaste, también se puede perder un diente por una lesión o golpe ocasionando efectos negativos en la confianza de la persona.

Por ello, para este tipo de pérdida existe como solución los implantes dentales, que no son más que postes de titanio cubiertos de un diente de reemplazo de apariencia real que están anclados en el hueso maxilar, proporcionando la funcionalidad de un diente natural.

Entonces, podemos decir que los implantes dentales son una opción de la odontología restauradora que permite reemplazar los dientes perdidos por unos que se vean y hagan la misma función como los propios.

Procedimiento: en el primer paso, el odontólogo coloca quirúrgicamente el poste o tornillo de titanio en el maxilar. Posteriormente, después que las encías cicatricen, se coloca un diente de reemplazo en la parte superior del poste. Los implantes se fijan de manera permanente en el maxilar, lo que evita el desplazamiento doloroso en la boca.

Beneficios de los implantes dentales

  • Son más estables y cómodos en comparación con otras opciones de reemplazo de dientes.
  • Los postes al estar integrados al maxilar, ayudan a prevenir la pérdida ósea y la retracción de la encía, y esto se debe a que la presión de la masticación sobre el implante estimula al hueso subyacente e impide que se deteriore por la falta de uso.

Pese a sus beneficios, hay que tomar en cuenta algunas situaciones médicas como la radioterapia en la boca y otras enfermedades como la diabetes ya que estas disminuyen las probabilidades de éxito para la implantología. Es por ello, que nuestros odontólogos sugieren realizar exámenes previos para evitar complicaciones o fracasos con los implantes dentales.

Coronas dentales

Las coronas dentales son la mejor alternativa cuando un diente está muy dañado o cariado. Estas actúan como una cubierta protectora del diente y además refuerza el maxilar. Además, las coronas dentales se pueden utilizar como anclaje de un puente dental o como cubierta de un poste de implante dental.

Tipos de coronas dentales

Coronas metálicas: es recomendada para reparar sobre todo los dientes posteriores, ya que por su color metálico no se ve muy bien. Se caracterizan por ser coronas muy duraderas y se pueden colocar sin necesidad de desgastar el diente natural. Las coronas metálicas pueden estar hechas de materiales como: aleación de oro, paladio, níquel o cromo.

Coronas de cerámica: por lo general están hechas de porcelana, resinas o materiales dentales cerámicos. Es la mejor alternativa para reparar los dientes más visibles debido a su apariencia tan natural. Sus componentes permiten que se pueda simular el color y el tamaño del diente permitiendo que se integre al resto. El único inconveniente con las coronas de cerámica es que no son tan resistentes.

Coronas de porcelana: este tipo de coronas están confeccionadas con porcelana fundida sobre metal, razón por la cual se convierte en la mejor alternativa, ya que son más fuertes y más agradables estéticamente. Sin embargo, debido su contenido de metal tienen una apariencia opaca, por tanto no se ven tan naturales.

El tipo de corona que se utilice dependerá de las necesidades de cada paciente, además de la recomendación del dentista.

Procedimiento de colocación de una corona dental

Por lo general, la colocación de una corona dental se realiza en dos sesiones. En la primera parte, el odontólogo remueve partes de la estructura del diente natural para hacer espacio para la corona. Luego se toma una impresión para crear la corona dental, la cual estará lista aproximadamente en una semana. Antes de terminar la sesión, y si es necesario, el dentista colocará una corona provisoria para asegurar una apariencia natural. En la segunda sesión, se retira la corona provisoria y se coloca la nueva corona la cual se fija con cemento.

Puentes dentales

Cuando se ha perdido uno o más dientes los puentes dentales  es la alternativa ideal. Los puentes dentales literalmente “tienden un puente” entre los dientes remanentes y, al cubrir los dientes con coronas, se logra la estabilización del maxilar.

Los puentes dentales es el tratamiento más común, asequible y de bajo riesgo para los dientes perdidos. El puente común está hecho de dos o más dientes artificiales que se mantienen en su lugar por dos coronas dentales. Estos dientes o pónticos están hechos de una variedad de materiales como la amalgama de plata u oro; aunque por lo general están hechos de porcelana para dar un efecto más natural.

Tipos de puentes dentales

Puentes tradicionales: este tipo de puentes están soportados por dos coronas a cada lado de la  brecha en la sonrisa de un paciente.

Puentes soportados por implantes: estos puentes también se apoyan en dos coronas, pero estas se ubican sobre los postes de implantes colocados quirúrgicamente, en lugar de los dientes cercanos.

Puentes voladizos: para colocar un puente voladizo, el odontólogo solo coronará un diente adyacente. Esta corona única será compatible con toda la restauración, que por lo general está hecha de dos pónticos.

Puentes de Maryland: este tipo de puente implica una pequeña alteración de los dientes circundantes. En este procedimiento, el póntico tendrá dos alas pequeñas, que se unirán a los dientes adyacentes. Para colocar este tipo de puente, el odontólogo tendrá que micro grabar los dientes de soporte para crear una unión más fuerte para la restauración.

Puentes removibles: este tipo de puentes tienen una base de plástico de color carne y se adhieren a los dientes circundantes con pequeños accesorios de precisión. Por lo general, los puentes removibles son más económicos que las restauraciones con coronas o implantes.

Puentes soportados por la corona: dichas coronas se colocan directamente sobre un diente dañado. El odontólogo debe remodelar estos dientes para dejar espacio para el puente y crear una base estable para la nueva restauración. Luego los pónticos se adhieren a las coronas para llenar el espacio en la sonrisa del paciente.

Sin importar el tipo de puente que decida el paciente o el dentista, la restauración tendrá significativos beneficios:

  • Relleno de los huecos en la sonrisa del paciente.
  • Mejora la capacidad de comer.
  • Restaura el equilibrio de la mordida.
  • Resuelve dificultades del habla.
  • Mejora la estructura facial.
  • Reduce el riesgo de pérdida ósea.

Preguntas frecuentes sobre los puentes dentales

¿Las personas mayores pueden optar por un puente dental?

La mayoría de las personas mayores son buenos candidatos para un puente dental, solo se debe verificar que los dientes cercanos sean los suficientemente fuertes como para soportar la anestesia. Otra cosa a tomar en cuenta, para optar por un puente soportado por implantes, es que el paciente tenga suficiente volumen para apoyar los implantes.

¿Los niños pueden tener puentes dentales?

La mayoría de los dentistas no recomiendan los puentes dentales para los niños. Por lo general, cuando un niño pierde uno o más dientes, los dentistas usan un mantenedor de espacio para evitar que los dientes se muevan. En caso de perder un diente permanente, se puede optar por un puente, siempre y cuando los dientes y la mandíbula hayan dejado de desarrollarse, esto pasa alrededor de los 18 años de edad.

¿Cuánto tiempo dura un puente dental?

Gracias a los avances tecnológicos un puente dental puede durar hasta dos décadas o para el resto de la vida.

Prótesis dentales

Las prótesis son aparatos dentales que reemplazan los dientes perdidos, pero estas a diferencia de los implantes y puentes dentales, son removibles. Con una definición más técnica, se podría decir que las prótesis son dientes protésicos anexados a una estructura de soporte. Por lo general, las prótesis están confeccionadas de dientes protésicos plásticos tradicionales, o también están hechos de porcelana. En cualquiera de los casos, son más económicas que los implantes.

Tipos de prótesis

Prótesis completas: son prótesis ideales para aquellas personas que han perdido todos los dientes naturales, bien sea, en el maxilar superior o inferior. Con las prótesis completas se logra reconstruir la apariencia dental de la persona y con ello su confianza. También generan mejoras al momento de hablar y comer.

Entre las prótesis completas tenemos las prótesis convencionales que son aquellas que se colocan después que las encías han cicatrizado por completo después de la extracción de los dientes; las prótesis inmediatas son aquellas que se colocan inmediatamente después de la extracción de los dientes, pero con este tipo de prótesis se enfrenta un ligero problema, la prótesis tendrá que ser cambiada aproximadamente a los seis meses, ya que al no esperar la cicatrización de las encías el calce de la prótesis cambiará.

Prótesis parciales: son aquellas prótesis ideales para personas que han perdido algunos dientes, y que no desean optar por implantes o puentes dentales. Las prótesis parciales son la opción más asequible. Tienen una estructura conectora que junto con las encías y demás dientes mantienen la prótesis en su lugar.

Por qué son importantes los procedimientos de odontología restauradora

  • Cubrir todos los espacios ocasionados por perdida de dientes ayuda a mantener los dientes alineados.
  • El sustituir los dientes ayuda a mantener buenos hábitos de cuidado bucal.
  • Mejora la autoestima y confianza de la persona.

Cómo cuidar las piezas implantadas mediante la odontología restauradora

  • Cepillarse los dientes, por lo menos, dos veces al día
  • Utilice hilo dental.
  • No mastique demasiado fuertes o alimentos muy duros o pegajosos.
  • Utilice enjuague bucal.

Recuerde

Antes de decidirte por un tratamiento de la odontología restauradora, es importante tomar en cuenta la opinión del dentista y los factores económicos. En nuestra Clínica Dental Apariles contamos con soluciones que se adaptan a todas las necesidades. Nuestros profesionales te ayudarán a decidirte por la mejor solución para ti. No dudes en contactarnos.

Valoración: 
Promedio: 5 (1 voto)