fbpx¿Es malo cepillarse mucho los dientes? | Clinica Dental Madrid Arapiles
Clínica Dental en el Centro de Madrid

¿Es malo cepillarse mucho los dientes?

¿es malo cepillarse mucho los dientes?

Entre los errores más comunes al cepillarse los dientes está precisamente el de creer que lo estás haciendo bien porque te cepillas del modo como te enseñaron a hacerlo en la infancia.

Lavarse los dientes es parte de nuestra rutina diaria de higiene personal y por ello no es de extrañar que lo hagamos mecánicamente, y a veces no con la frecuencia debida.

Solo comprendes que estás haciendo algo de modo equivocado cuando comienzan las molestias y te ves en la obligación de acudir al dentista.

Los errores más comunes al cepillarse los dientes

No elegir un buen cepillo de dientes

Se trata de un instrumento que introduces como mínimo tres veces al día en tu boca, encargado además de proteger algo tan valioso como tu dentadura y tu salud bucal, por lo que debes elegir el más adecuado para ti y para tu dentadura.

Escoge un cepillo de mango cómodo y duradero, y de cabezal mediano o pequeño, para que pueda llegar a todos los rincones de tu boca.

El cepillo también debe ser de cerdas suaves y redondeadas, para que alcance más espacio y no raspe o dañe el esmalte.

Si tienes dificultades de alguna clase para manipular el cepillo de dientes podrías considerar la posibilidad de usar un cepillo eléctrico. Son probadamente eficaces contra la placa dental.

Es recomendable que consultes con tu dentista cuál es el cepillo más adecuado para tu boca.

Utilizar una técnica incorrecta al lavarse los dientes

Cepillarse de modo horizontal, de derecha a izquierda y viceversa, o en círculos, no favorece la limpieza de los dientes.

La manera correcta de cepillarse los dientes es hacerlo de forma vertical, los dientes inferiores de abajo hacia arriba y los superiores de arriba hacia abajo, comenzando desde las encías (sí, tal cual la cancioncita infantil).

Para limpiar la parte interna el cepillo se debe colocar en forma vertical y realizar movimientos de arriba hacia abajo.

También es una mala práctica cepillarse con demasiada fuerza, pues puedes producir pequeñas heridas en las encías y debilitar el esmalte que recubre los dientes, quitándoles brillo y dejándolos expuestos al ataque de las bacterias.

Es importante también limpiar la lengua al cepillarse los dientes, pues puede acumular bacterias y ser motivo de mal aliento.

No cepillarse los dientes con la correcta frecuencia y duración

No es conveniente pasar diez minutos cepillándose los dientes, pero tampoco 30 segundos. De la primera forma posiblemente estás deteriorando el esmalte que cubre los dientes, y del segundo modo estás practicando una higiene poco eficiente.

Los odontólogos recomiendan cepillarse tres veces al día, después de cada comida, o como mínimo dos veces al día, para evitar que se forme una capa con bacterias.

Al no cepillarse regularmente se forma una placa en los dientes, una especie de capa fina y pegajosa llena de bacterias productoras de ácidos que pueden descomponer el esmalte protector de los dientes, y eventualmente producir caries.

La placa que no se elimina diariamente puede endurecerse y formar sarro, lo que va a dificultar la limpieza de los dientes. El sarro además puede producir sangrado en las encías cuando te cepillas los dientes, y mal aliento.

En cuanto a la duración, se recomienda cepillar los dientes durante dos o tres minutos, pasando al menos cuatro veces por cada pieza dental y por ambos lados.

Cepillarse los dientes justo después de comer

Es cierto, nuestros padres y maestros estaban equivocados, al menos parcialmente: no siempre es recomendable cepillarse los dientes inmediatamente después de comer.

Bebidas como las gaseosas, el vino, las limonadas y otras bebidas con cítricos, o alimentos como las papas fritas, contienen ácidos que reblandecen el esmalte dental. Al cepillarte justo después de ingerirlos es posible que dañes el esmalte.

Los expertos recomiendan esperar de veinte a treinta minutos, para dar tiempo a que los ácidos se neutralicen y el calcio disuelto en la saliva vuelva al esmalte.

No cambiar de cepillos de dientes

Un cepillo de dientes en malas condiciones no puede hacer bien su trabajo, por eso es aconsejable reemplazarlo cada tres o cuatro meses, o cuando las cerdas están deshilachadas, deformadas o en mal estado.

No prestar el debido cuidado al cepillo de dientes

Es un artículo de limpieza que usas a diario dentro de tu boca, por lo que deberías asegurarte de que esté en perfecto estado y completamente limpio.

Una vez usado debe lavarse con abundante agua para sacar los restos de crema dental y de comida, colocar en posición vertical (en una taza o recipiente) para que las cerdas se sequen al aire, y colocarle una capucha.

Si hay más de un cepillo en el vaso mantenlos separados y un espacio debidamente aireado (los espacios cerrados y húmedos favorecen el surgimiento de bacterias).

Y aunque puede verse como un gesto romántico, de confianza y estrecha intimidad, te aconsejamos no compartir el cepillo de dientes. El cepillo de otros, además de amor, puede transmitir infecciones y microbios.

No utilizar hilo dental o enjuague

La higiene bucal va más allá del uso correcto del cepillo de dientes. Debes usar a diario también hilo dental, para limpiar entre los dientes, y aquellos espacios donde no llega el cepillo.

En estos espacios entre los dientes pueden esconderse bacterias que más tarde pueden producir caries.

Otro complemento en la higiene bucodental es el enjuague bucal, que elimina bacterias y también combate el mal aliento.

No contar con una dieta saludable y buenos hábitos alimenticios

Una dieta saludable y buenos hábitos alimenticios pueden asegurar la salud de tu dentadura.

Es aconsejable beber mucha agua, limitar los alimentos y bebidas con mucha azúcar, no comer o reducir los bocadillos entre comidas.

No visitar regularmente al odontólogo

Aunque la odontología ha avanzado mucho en las últimas décadas es casi un temor congénito (como el de las arañas y las serpientes) el que muchas personas sienten por las visitas al dentista.

Solo programamos una visita cuando el dolor, el malestar, o la presión de tu pareja, te obligan a programar una cita.

Los dolores y molestias en la boca pueden evitarse programando una o dos citas al año con un dentista de confianza. Es preferible detectar una caries a tiempo que tener que soportar un trabajo de endodoncia o una extracción.

Estas visitas al dentista, aunque no haya malestar, sirven para realizar limpiezas que eliminan placa acumulada, radiografías (de ser necesarias) y otras actividades de higiene bucal.

¿es malo cepillarse mucho los dientes?

Otros hábitos equivocados que pueden afectar la salud de tus dientes

Masticar hielo

Es frecuente ver en las fiestas personas mordiendo cubitos de hielo después de haberse terminado su bebida. Si eres una de ellas renuncia a esa costumbre. Puede producir grietas en los dientes y provocar la caída de empastes.

Morderse las uñas

Este gesto que suele estar asociado con el nerviosismo puede servir para llevar bacterias que se encuentran bajo las uñas al interior de la boca, donde pueden causar infecciones de diversas clases.

Destapar botellas con los dientes

Entre adolescentes y jóvenes suele ser una demostración de fuerza usar los dientes para destapar gaseosas o cervezas. Pero esta mala costumbre puede producir fisuras en los dientes y eventuales fracturas.

Nadar regularmente en piscinas deportivas o públicas

Es cierto, nadar regularmente en piscinas no puede considerarse un mal hábito, pero lo cierto es que el exceso de cloro que suele haber en las piscinas deportivas y públicas puede dañar el esmalte dental.

La alternativa es utilizar enjuague bucal con flúor, y crema dental fluorada al menos una vez por semana.

Profile picture for user Abel Fernando Martínez Martín

Dr. Carlos Peracho Heras
Director de clínica dental Arapiles, Licenciado en Odontología por la Universidad de Alfonso X el Sabio y Máster en Implantología y Rehabilitación Oral por la Universidad de Toulouse (Francia). Además es especialista en periodoncia avanzada, cirugía Oral, cirugía plástica y estética dental. Es Miembro de la Sociedad española de Implantes.
CV