Clínica Dental en el Centro de Madrid

Endodoncia

Endodoncia

La endodoncia o tratamiento de conductos es un procedimiento por medio del cual se elimina la pulpa afectada de un diente, dañado o muerto y se sella el conducto. La pulpa es la parte profunda del diente y contiene vasos sanguíneos y nervios, situándose en la parte central de la raíz y comunicando el diente con el hueso maxilar.

Se utiliza cuando la pieza dental está afectada hasta la pulpa o está muerta, con la finalidad de sellar el conducto.

Es una técnica que permite salvar tu diente con un gran porcentaje de éxito, nuestro experto en endodoncia, el Dr.Marcos Arguello, logrará conseguirlo.

Es un procedimiento muy común que en Apariles Dental realizamos con mucha frecuencia, y para el cual contamos con el mejor especialista (experto endondoncista). A continuación, te explicaremos, más a fondo, todo lo relacionado a la endodoncia.

¿Qué es la endodoncia?

La endodoncia es un tratamiento de los conductos radiculares o raíces del diente, es un procedimiento conservador donde se realiza la extracción total o parcial de la pulpa dental o nervio del diente.

Durante el procedimiento se realiza una limpieza del sistema de conductos radiculares para eliminar bacterias y todo aquello que pueda llevar a una infección o daño del diente, el cual se termina con el sellado del conducto pulpar.

El conducto pulpar o pulpa es la parte más interna del diente y se divide en dos partes: la parte del conducto que se encuentra en el interior de la corona se denomina cavidad pulpar; mientras que la parte ubicada en la raíz se llama conducto reticular. Ésta última es la que se conecta con el hueso maxilar.

Los factores que conlleva a recurrir a este tratamiento son varios; sin embargo el más común es la existencia de caries profundas que han dañado la pulpa del diente. También pueden haber otros motivos como: traumatismos, fracturas, u otras patologías relacionadas directamente con la raíz o el hueso que rodean el diente.

Endodoncia en Madrid

El máximo beneficio que proporciona este tratamiento es la salvación de la pieza sin necesidad de extraerla, otorgando una mejor estética. Y ese es siempre nuestro norte, realizar la mejor endodoncia en Madrid. Nuestra trayectoria habla por sí sola, contamos con los mejores implementos y tecnología para que todos los tratamientos dentales resulten de la mejor manera.

Cada vez son más los pacientes complacidos y agradecidos, es por ello, que con toda propiedad podemos decir que somos los mejores en el mercado dental.

Estamos completamente comprometidos con la salud dental de la familia en general. Somos una auténtica referencia en el ámbito bucodental.

Tipos de endodoncia

Existen varios tipos de endodoncia, según el daño causado en el diente. Veamos:

Protección pulpar: es un tratamiento que pretende la recuperación de los daños pulpares que aún son reversibles. Se realiza mediante una obturación o empaste provisional.

Recubrimiento pulpar: con este tratamiento se realiza un aislamiento con sustancias médicas debajo de las obturaciones. Este tratamiento se lleva a cabo cuando la pulpa ha quedado expuesta durante la eliminación de una caries o cuando se ha sufrido de un traumatismo dental.

Pulpotomía: es un tratamiento donde se elimina parcialmente y superficialmente la pulpa, luego se recubre la herida con sustancias médicas.

Pulpectomía: es un tratamiento donde se elimina totalmente la pulpa, en caso de ser vital (biopulpectomía) o si está gangrenada (necropulpectomía); luego se prosigue a la desinfección y obturación de la cavidad radicular. El procedimiento puede realizarse de distintas maneras (manual o mecánico) y se suele usar diferentes materiales y técnicas para el sellado.

Apicoformación: es un tratamiento que se realiza en pacientes jóvenes con dientes inmaduros, que presentan caries o traumatismos, donde la raíz no ha terminado de formarse, lo que imposibilita realizar el tratamiento común. El tratamiento se lleva a cabo con materiales que faciliten la creación de una barrera apical.

Endodoncia quirúrgica (apicéctomia): este tratamiento se realiza cuando el tratamiento a través de la corona no es posible. Se inicia con una incisión en la encía, se repara la zona afectada de la raíz y luego se procede a realizar un sellado especial.

 

Síntomas que indican la necesidad de realizar una endodoncia

Las afecciones anteriormente mencionadas como caries profundas, fracturas u otras patologías dan lugar a que aparezcan infecciones, inflamación y en ocasiones necrosis de la pulpa, trayendo consigo un fuerte dolor que puede ser constante o intermitente, dependiendo de la gravedad de la afección.

Además, se puede manifestar una fuerte sensibilidad al frio o al calor, molestia al masticar, cambio de color del diente a un tono grisáceo, y la aparición de un flemón.

Si presentas algunos de estas señales es necesario que acudas al odontólogo para una evaluación y sea éste el que determine si necesitas una endodoncia u otro tratamiento.

Es importante saber que, en algunos casos, se puede tener daño en la pulpa y no manifestar ningún síntoma. Por ello, es aconsejable ir periódicamente al odontólogo para un chequeo general y se descarte cualquier afección u enfermedad.

 

Razones de por qué realizar una endodoncia

Al tener la pulpa del diente enferma o lesionada esta tiende a inflamarse o infectarse pudiendo llegar a una necrosis del tejido pulpar. En estos casos, el cuerpo se vuelve incapaz de sanar por sí solo, y mientras más días pasan y la pieza esté en contacto con las bacterias de la boca, la infección se puede extender hasta la raíz del diente formando un flemón o absceso, granuloma, o peor, un quiste.

Por ello, hacemos mucho énfasis de asistir con nosotros para evitar complicaciones realmente serias.

 

Proceso de la endodoncia

Dependiendo de la complejidad de la situación clínica del paciente, el procedimiento se puede realizar en una o varias sesiones. Partiendo de allí, se debe seguir los siguientes pasos por lograr una correcta endodoncia:

Diagnóstico del profesional: el especialista realizará una anamnesis (preguntas guiadas) donde el paciente indicará todo los síntomas sobre su condición: intensidad del dolor, localización del mismo, entre otros; con ello el doctor podrá armar una historia médica. En conjunto, se deben tomar las pertinentes radiografías para verificar el estado del diente y determinar si la patología es reversible, irreversible, supurativa, etc.

Aplicación de la anestesia: la anestesia que se coloca en este tipo de intervención es localizada, solo adormece el área a tratar. Para poder aplicar la anestesia, la zona de las encías cercanas al diente afectado no debe estar inflamada.

En caso de ser así, se deben tomar antiinflamatorios o antibióticos antes de realizar el tratamiento.

Apertura del diente enfermo: una vez la anestesia haga efecto, el odontólogo procede a eliminar el tejido o pulpa enferma. En esta fase, se realiza una abertura en la corona del diente para poder acceder a la pulpa y lograr extraerla. A su vez se le da una forma cónica al conducto para facilitar el relleno del mismo.

Conductometría: en este paso se procede a desinfectar cuidadosamente el conducto para extraer la pulpa o nervio afectado. Se opta por un procedimiento rotatorio, es decir, se utiliza un motor y un sistema de limas de rotación para extraer el tejido, y luego se limpia el conducto radicular para verificar que no haya otro nervio afectado.

Obturación: en esta fase se modela cada conducto dándole una forma cónica para proceder al llenado total con materiales endodónticos. El material de obturación se inserta hasta la parte final de cada conducto y se siguen llenando hasta llegar a la cámara pulpar.

Una vez hecho esto, se debe sellar muy bien el final del conducto para evitar que algún fluido llegue a zonas no obturadas. Para verificar que todo quedo bien, el odontólogo se apoyara en radiografías.

Restauración del diente: una vez finalizada la obturación, se procederá a la restauración del diente para darle una forma natural. El procedimiento dependerá del daño que haya sufrido la pieza dental, se puede hacer de dos tipos:

Utilizando composites estéticos o amalgamas, ideal para dientes que han sufrido pequeños daños.

Poste intrarradicular y corona, usado en dientes que han sufrido un daño más grande. Ya que la restauración no se puede hacer con composite, se debe insertar un poste de fibra de vidrio y posteriormente colocar una corona.

Verificación y control: después del tratamiento será necesario un seguimiento posterior (durante unas dos semanas) para verificar la efectividad de la endodoncia.

Preguntas adicionales sobre la endodoncia

¿La endodoncia es un tratamiento definitivo?

Si, la endodoncia es un tratamiento definitivo, aunque en algunas ocasiones se vuelve necesario re-endodonciar. Existen casos en que el tratamiento no funciona como se espera, debido a la dificultad en algunos pacientes de eliminar todas las bacterias presentes en los conductos que conlleva a la re-introducción de éstas a través de filtraciones coronales, por lo que se procede a realizar una segunda limpieza de los conductos.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Por lo general una sola sesión de endodoncia es suficiente. En el caso que la situación clínica del paciente sea más compleja, el odontólogo decidirá realizar el procedimiento en dos o más sesiones.

¿La endodoncia es un procedimiento doloroso?

La endodoncia es un procedimiento que se realiza con anestesia, por lo que durante la intervención no debería existir ningún tipo de dolor.

Posteriormente, debido a la manipulación, los tejidos que rodean al diente quedaran inflamados, ocasionando molestias una vez haya pasado en efecto de la anestesia. Para ello el especialista indicará medicamentos antiinflamatorios para controlar los síntomas post-tratamiento. El dolor o molestia deberá desaparecer a los días. De no ser así es importante que se lo notifique al odontólogo.

¿Tienen éxito los tratamientos de endodoncia?

Anualmente, son millones de personas que se realizan un tratamiento de endodoncia ya que tiene un porcentaje de éxito muy alto, de un 95% aproximadamente. Además, no supone riesgo alguno, por lo que, se vuelve un método y seguro para salvar dientes.

¿Después de realizada una endodoncia se debe tener algún cuidado especial?

Después de realizado un tratamiento de endodoncia donde se incluya una restauración del diente, este debería comportarse igual que los demás, debe funcionar exactamente como el resto de los dientes sanos. En relación a los cuidados, tampoco debería existir alguna diferencia, deben ser los mismos cuidados de higiene y prevención de siempre.

¿Son más frágiles los dientes después de una endodoncia?

Si la endodoncia se realiza correctamente, el diente no debería ser más frágil que los demás. En el caso de los dientes posteriores, se recomienda reconstruir el diente con una corona, para alargar la durabilidad del mismo.

Después de que le realicen una endodoncia es importante que acuda al dentista periódicamente para evitar la aparición de nuevas caries u otros factores que puedan afectar el diente endodonciado.

¿Cuánto dura una pieza dental restaurada con endodoncia?

Una pieza restaurada con endodoncia puede durar toda la vida si se realizan los cuidados de higiene y prevención adecuados. Es importante tomar en cuenta las recomendaciones del odontólogo y sobre todo acudir a revisiones periódicas.

¿En caso de presentar un flemón se puede realizar una endodoncia?

La endodoncia viene a ser el tratamiento perfecto para este tipo de afección. El flemón se produce por la infección de los tejidos que rodean al diente, cuyo origen proviene por la enfermedad de la pulpa o nervio. Cuando se realiza una endodoncia se elimina toda esta pulpa enferma y por ende se consigue eliminar el flemón.

¿Existe alguna otra alternativa a la endodoncia?

Se debe tener en claro, que lo que se busca con una endodoncia es mantener la dentición natural, en caso que no sea posible, la próxima alternativa sería la extracción y sustitución con un implante; sin embargo, esta alternativa no puede competir con un diente natural en relación a la estética o propiocepción.

Las razones por la cual no se puede realizar una endodoncia y se debe acudir a una extracción son por: la presencia de una fractura vertical, una proporción desfavorable entre la corona y la raíz o un soporte periodontal insuficiente.

Recuerda, con nosotros tendrá un servicio completo, acompañado de un tratamiento muy eficaz, además le proporcionaremos las mejores herramientas técnicas y psicológicas que harán que este procedimiento sea más llevadero.