fbpxBrackets metálicos. Ventajas, desventajas y precio | Clinica Dental Madrid Arapiles
Clínica Dental en el Centro de Madrid

Brackets metálicos. Ventajas, desventajas y precio

brackets metálicos

Los brackets metálicos son el método de ortodoncia más antiguo, eficaz y económico que sigue existiendo. Es cierto que muchas personas los rechazan por considerarlos poco estéticos, pero hoy en día son mucho más funcionales y pequeños que antes.

En un principio eran los niños y los adolescentes los que los llevaban puestos, y fundamentalmente se colocaban para corregir problemas de mordida y alineación de los dientes.

Se aconsejaba siempre comenzar este tratamiento de ortodoncia lo más temprano posible en la pubertad, después de que todos los dientes de leche hubiesen sido sustituidos por los dientes permanentes.

Hoy en día, y ya desde hace bastante tiempo, no solo los jóvenes tienen brackets metálicos, también los adultos que desean corregir la posición de sus dientes y lucir una sonrisa más armoniosa y estética.

Hoy hablaremos de los brackets metálicos, de sus ventajas, su funcionamiento y su precio.

Qué son los brackets metálicos

Los brackets metálicos fueron los primeros aparatos de ortodoncia que existieron, aunque los que se usan hoy en día son bien distintos de los que se utilizaban hace 20 y 30 años.

Así, pues, tenemos que los brackets metálicos utilizan un soporte de metal que se apoya en los dientes mediante un arco y consta de varios elementos.

Arco

El arco es el elemento que aplica presión sobre la dentadura, y se ayuda de las ligaduras.

Ligaduras

Unen los brackets metálicos al arco y hacen que se aplique la fuerza que se necesite para corregir las diversas imperfecciones. Existen dos tipos, las de goma y las metálicas.

Las ligaduras de goma vienen en distintos colores, lo cual las hace atractivas para los niños, y se usan cuando la fuerza requerida no es grande; por el contrario, las ligaduras de metal se utilizan cuando se necesita aplicar más presión.

Brackets

Es el elemento central. Se coloca sobre el diente y marca el giro o la dirección que el odontólogo juzgue conveniente darle a la pieza dental. Se necesita cementarlo en el sitio correcto.

Estos son los componentes comunes a cualquier tratamiento de ortodoncia con brackets metálicos, pero además se pueden usar elásticos intermaxilares cuando también hay que corregir la mordida.

Estas gomas o elásticos se ponen de arriba abajo y unen la arcada superior con la inferior.

brackets metálicos

Cómo funcionan los brackets metálicos

Los brackets metálicos mueven los dientes a la posición adecuada y funcional; los alinean para que la masticación sea correcta y las piezas dentales no se interpongan en el proceso. Además, cumplen una función estética, ya que unos dientes alineados son más atractivos.

Muchos jóvenes y no tan jóvenes– se sienten muy afectados por el estado de sus dientes cuando, por ejemplo, la desviación es demasiado pronunciada; esto incide en la autoestima e incluso en la capacidad de sonreír.

El funcionamiento de los brackets se hace a través de los elementos que mencionamos en el apartado anterior, a saber: el arco, las ligaduras y el bracket propiamente dicho. Este tratamiento sigue siendo sumamente efectivo a día de hoy, y considerablemente más barato que otros.

Al ser más delgados, pequeños y compactos que los de antes, son mucho más cómodos de llevar, sin hablar de la parte estética. Por otra parte, su tamaño reducido produce menos roturas en la boca, y no se generan tantas llagas como con los de antes.

Pero expliquemos un poco cómo funcionan: ya sabemos que los brackets metálicos unen el diente con el arco (este es el que ejerce la fuerza requerida para mover los dientes en la dirección necesaria).

Los brackets tienen una base que se cementa al diente. Es un vástago que presenta una hendidura por donde se introduce el arco y las ligaduras que sostienen el arco. Así, el arco podrá ejercer fuerza contra el bracket y este desplazará el diente según el ángulo en que lo haya colocado el odontólogo.

Estos movimientos pueden ser de baja o alta fricción. Cuando es de baja fricción el movimiento es en el sentido del arco, y será de alta fricción cuando sea necesaria la rotación del diente.

Las ligaduras cumplen una función primordial, ya que son ellas las que atan el bracket al arco para que este soporte la fuerza.

Cómo se colocan

Es indispensable realizar primero una profilaxis dental profunda, se prepara la superficie a través del grabado ácido, se le coloca la resina al bracket y luego este se pone sobre el diente, eliminando los restos de resina. Hay dos métodos para colocarlos.

Cementación directa

Se colocan directamente y uno por uno los brackets en los dientes. Este método se realiza directamente en boca y puede ser incómodo y no siempre preciso porque elementos como la lengua y la saliva interfieren en la colocación.

Cementación indirecta

Se realiza un modelo de la boca del paciente y en él se colocan los brackets metálicos. Este método es mucho más fácil y preciso y se pueden ver los dientes desde todos los ángulos.

En el molde se hacen férulas de transferencia a medida, se cementan los brackets y luego se transfieren a la boca. La cementación indirecta es mucho más cómoda tanto para el paciente como el odontólogo y hace que se pase menos tiempo con la boca abierta en el sillón.

De qué están hechos los brackets metálicos

Hay distintos materiales con los que hoy se fabrican los brackets metálicos. Puede haber de acero, de circonio, de titanio o de oro.

Acero

Son los brackets metálicos convencionales. Se trata de una aleación de acero y níquel, un material biomédico con una altísima garantía de no producir alergias (las alergias al níquel, si bien existen, son sumamente raras. Sin embargo, si se presenta habrá que elegir otro tipo de brackets).

Existen los brackets metálicos mini fabricados en la misma aleación, con la particularidad de que son entre un 30 % y un 40 % más pequeños. Son igual de efectivos y se ven bastante menos.

Brackets de circonio

El circonio es un metal de gran dureza y resistencia, similar al acero. Es de color blanco y resiste muy bien la corrosión. Su funcionalidad es bastante parecida a la de los brackets de acero. Al ser de color blanco, tanto los propios brackets como el arco se disimulan mejor.

Titanio

El titanio es un material muy utilizado en odontología. Tiene la misma eficacia que el acero y es la alternativa cuando la persona tiene alergia al níquel.

Oro

No es que sean totalmente de oro, es que los brackets metálicos de acero se recubren de una capa de oro. La función es estética y más costosa.

¿Molestan, causan dolor?

Es verdad que generan una fuerza en la dentadura para moverla, y eso puede causar ciertas molestias. Lo normal, o lo usual, es que las primeras semanas se sienta algo de incomodidad mientras nos acostumbramos a los brackets metálicos.

Otro momento en el que se pueden sentir molestias o dolor es luego de las revisiones, pero después de las dos primeras semanas, en términos generales, ya la incomodidad o el dolor pasan, y uno se va acostumbrando al elemento extraño en la boca.

Después de las revisiones suelen molestar porque el odontólogo ajusta la presión o el ángulo de fuerza para que el diente se mueva en la dirección establecida.

Es fundamental mantener una buena higiene bucal y utilizar cera protectora, para que el roce con el interior de las mejillas y en general con toda la mucosa bucal no produzca llagas, que pueden llegar a ser muy molestas y dolorosas.

Cuánto tiempo puede durar el tratamiento con brackets metálicos

Eso lo puede establecer el odontólogo según el problema que tengas. En términos generales, para corregir el apiñamiento de los dientes (y dependiendo de la gravedad del asunto) el tiempo habitual es de 12 meses.

Pero lo más usual es que el tiempo que haya que llevar puestos los brackets metálicos para corregir la alineación de los dientes y la mordida sea de entre 18 y 24 meses.

También influyen en esto los hábitos higiénicos que mantenga el paciente, si aplica un buen cuidado a los brackets y si sigue o no al pie de la letra las recomendaciones. En el caso de no seguirlas, el tratamiento puede alargarse en el tiempo.

brackets metálicos

Cómo cuidar los brackets metálicos

Es fundamental cepillarse los dientes después de cada comida, para que los restos de alimentos puedan ser eliminados. El odontólogo indicará la forma en que hay que hacerse la higiene dental, además del cepillado.

Una diferencia básica es que mientras una persona sin tratamiento de ortodoncia se cepilla los dientes en dos minutos, quien tiene brackets metálicos debe hacerlo entre 4 y 5 minutos.

Hay cepillos dentales de ortodoncia especiales para poder limpiar entre los brackets y los dientes, así como la seda dental. Utilizar todo esto es indispensable para evitar caries o problemas en las encías, como la gingivitis o periodontitis.

Qué se puede comer con los brackets metálicos

Es preferible reducir aquellos alimentos muy fibrosos, como la carne, o muy duros o que haya que comer a mordiscos, como las manzanas. En estos casos es preferible cortar en trozos pequeños, de bocado, y comer y masticar bien.

Otros alimentos que pueden dañar los aparatos son los que son muy duros, como los frutos secos (almendras, maníes, nueces…), snacks como los garbanzos tostados, y también habría que evitar aquellos muy pegajosos, como ciertos turrones o bocadillos.

Y qué pasa si se cae un bracket

Si bien los brackets metálicos se fijan al diente mediante una resina resistente, a veces pueden caerse si comemos alimentos muy duros, o si han quedado algo flojos.

Si se te cae un bracket, recógelo y guárdalo; llama a tu dentista y agenda una visita urgente. Los brackets metálicos se pueden volver a colocar, pero debe hacerlo el especialista, no hay que intentar hacerlo uno mismo.

Si casualmente el arco se movió y sientes alguna molestia, trata de colocarlo en la posición original, sin forzarlo, para que no te cause heridas; y si acaso te ha producido heridas y estas se convierten en llagas, utiliza la cera protectora.

Cuánto cuestan los brackets metálicos

El coste de este tratamiento dependerá mayormente de lo que haya que corregir y el tiempo que tome hacerlo.

Ventajas

Si bien, como ya hemos mencionado, los brackets metálicos son el tratamiento de ortodoncia más antiguo, a día de hoy algunos aspectos se han mejorado muchísimo.

Ahora son mucho más resistentes, y además, en comparación con otros tipos de brackets (como los de cerámica o los transparentes), los metálicos tienen más dureza y resistencia a las roturas.

Actualmente estos brackets son muchos más discretos, mantienen una adecuada salud gingival porque se colocan alejados de las encías y resultan mucho más cómodos.

Por otra parte, uno de los aspectos ventajosos fundamentales es el precio, que constituye hoy por hoy el tratamiento más económico del mercado, con una eficacia altísima.

Si no te importa mucho la parte estética aunque uses los mini brackets y aunque los convencionales sean bastante reducidos, siempre se notan– el tratamiento con brackets metálicos convencionales es la mejor opción. Obtendrás los mejores resultados.

Profile picture for user Abel Fernando Martínez Martín

Dr. Carlos Peracho Heras
Director de clínica dental Arapiles, Licenciado en Odontología por la Universidad de Alfonso X el Sabio y Máster en Implantología y Rehabilitación Oral por la Universidad de Toulouse (Francia). Además es especialista en periodoncia avanzada, cirugía Oral, cirugía plástica y estética dental. Es Miembro de la Sociedad española de Implantes.
CV