Clínica Dental en el Centro de Madrid

Blog del dentista

En Clínica Dental Arapiles te presentamos nuestro blog en el cual daremos a conocer información importante sobre la odontología. Expondremos de forma resumida los factores que afectan la salud dental y las interrogantes más frecuentes que surgen en el día a día. ¡Empecemos!

Alimentos que perjudican tus dientes

Especialmente en los tiempos libres, suele descuidarse la salud bucodental; esto se debe a las comidas ingeridas fuera de casa, principalmente con alto contenido en azúcares. En este blog te daremos a conocer los alimentos que, si son consumidos en exceso, pueden perjudicar notablemente tu salud oral.

Entre ellos se destacan los refrescos; consumidos comúnmente para calmar la sed, sobre todo al realizar actividad física. Esta bebida contiene cantidades elevadas de azúcar que, además de generar otras enfermedades; produce caries, siendo la patología oral más común en la población adulta. También, incrementa la aparición de la placa y el deterioro del esmalte dental.

Es recomendable que sustituyas estos líquidos por agua, porque no afecta tus dientes y protege tu organismo. Asimismo, es importante que incluyas en tu dieta diaria frutas y vegetales con alto contenido en vitaminas y minerales que contribuyen a reforzar el tejido periodontal.

De igual manera, los helados poseen un alto contenido de glucosa y el hielo además incrementa la hipersensibilidad en los dientes.

Las papas fritas por su elevado índice de almidon, favorecen a la acumulacion de las bacterias sobre todo en la zona interdental.

Las frutas cítricas son altamente beneficiosas para proteger a las encías de elementos externos perjudiciales; lo cual se debe a su contenido en vitamina C. Cabe destacar, que si se consumen en exceso, puede generar debilitamiento del esmalte lo que conlleva a la generación de la sensibilidad dental.

Es de gran relevancia que mantengas una adecuada higiene bucal, evites comer en exceso estos alimentos y acudas regularmente al odontólogo de tu confianza para conservar tus encías y dientes sanos; además de prevenir futuras enfermedades orales.

La gingivitis y las causas que la originan

La gingivitis es una patología bucodental, que produce inflamación y sangramiento de nuestras encías, generada por la acumulación de las bacterias.

Una de las causas más comunes que conllevan a padecer esta patología, es el exceso de sarro; la falta de una higiene óptima genera la aparición de esta afección. Para evitar esto, es importante que laves tus dientes con cepillo, hilo dental y enjuague bucal.

Es una buena opción que lleves a cabo una revisión profunda de tus dientes, para determinar si las piezas están bien adheridas a la encía y evaluar si las ranuras son bastantes profundas. Si es así, el dentista te orientará cómo evitar que las bacterias se acumulen y generen este malestar bucal.

Otra de las causas son los dientes mal situados; si el espacio entre dientes es notable, conllevará a una mayor acumulacion de bacterias en tus encias, produciendo la gingivitis. El ortodoncista te recomendará el tratamiento más adecuado para solucionar este inconveniente.

El estrés y la salud dental

El estrés es una de las causas menos conocidas por los pacientes con respecto a su efecto en la salud bucal; por lo cual debes prestar total atención, porque perjudica de manera notable la salud de los dientes y encías; cabe destacar que se presenta con síntomas poco evidentes.

Igualmente, en este período de excesiva presión, puede conllevar a un mayor consumo de cigarro, alcohol y a una dieta poco saludable.

Si estás atravesando por una etapa de ansiedad y experimentas sangrados leves en las encías, es posible que estés padeciendo enfermedades periodontales, las cuales suelen generarse en situaciones de elevada tensión. Es de suma importancia que lleves a cabo el tratamiento respectivo, a fin de evitar perder piezas dentales e incluso afectar otras partes del organismo.

El bruxismo es otra de las alteraciones experimentadas por las personas bajo mucho estrés; si te encuentras en esta situación; debes saber que puede ocasionar grandes daños en los músculos de la trituración y además desgasta prematuramente los dientes; esto se debe a la acción involuntaria de apretarlos especialmente en el periodo de descanso.

El complejo articular craneomandibular es otro de los afectados debido a la presión que se ejerce en la mandíbula en periodos de ansiedad. Esto puede generar severos daños en los huesos y músculos del área bucal; como consecuencia puede producir dolor en el oído, mandíbula e incluso dificultades para morder.

Cualquier sea el caso, el dentista es el que puede reducir el avance de los efectos generados por el estrés y es el que aporta recomendaciones para prevenir futuros daños severos.

El cigarro y sus consecuencias para nuestra salud bucodental

Las personas que consumen cigarro son las más propensas a padecer patologías orales; al ingresar el humo por la zona bucal, afecta directamente a los dientes.

Entre las consecuencias más destacadas que produce el tabaco se encuentran:

Una de las más usuales son las manchas en los dientes; la nicotina al entrar en contacto con la saliva penetra en el diente generando un tono amarillento en los fragmentos dentales.

Otra corresponde a la inflamación de las encías; el cigarrillo incrementa el progreso de enfermedades como la gingivitis y la periodontitis. En circunstancias extremas puede generar la pérdida de las piezas dentales; esto se debe a que el tabaco posee componentes altamente destructivos para nuestras encías.

Aparición de cáncer en la boca; la gran mayoría de los tumores cancerígenos bucales, se desarrollan en personas consumidoras de cigarrillo.

Asimismo, la halitosis es una de las patologías que se genera con mayor frecuencia en los fumadores. Si deseas contrarrestar este efecto; además de eliminar el consumo del tabaco, debes llevar a cabo una óptima higiene bucal.

Si eres amante del cigarrillo y deseas neutralizar los efectos del mismo en tu salud bucodental, te recomendamos consultar con tu odontólogo de confianza.

Haciendo énfasis en el tercer molar o muelas del juicio

La erupción de las denominadas muelas del juicio, ocurren naturalmente entre las edades comprendidas de la adolescencia y la adultez. En múltiples ocasiones, los pacientes alegan que estos molares son inservibles o que están moviendo el resto de sus dientes; ante esta situación es recomendable que te asesores y obtengas previa información para saber si es necesaria su extracción. Cabe destacar, que en ocasiones existe espacio suficiente en la encía, donde se sitúan sin inconvenientes; además se pueden encontrar en óptimas condiciones.

Pero en otros casos, posiblemente esté infectada o haya crecido encorvada, lo cual generara severas molestias.

Entonces, ¿Cuando tengo que extraer mi tercer molar? En caso de que el dentista profesional determine que es necesaria su extracción, es recomendable llevarla a cabo a la mayor brevedad posible para evitar que continúe su crecimiento y así la intervención sea más asequible.

Entre las causas que conllevan a la extracción de las muelas del juicio se destacan:

Una de las más habituales, es cuando estos molares crecen torcidos y afecta al resto de piezas dentales, por lo que, es de gran importancia su extirpación.

La aparición de un quiste en esa zona, es otra de las causas que conlleva a que el odontólogo tome la decisión de extraerla.

En casos de que la pieza dental molar contenga una enfermedad infecciosa y no se pueda curar de forma convencional.

Cuando se experimenta dolor intenso frecuente, es un síntoma de que las muelas del juicio no están creciendo de forma correcta; entonces se procede a su extirpación.

De igual manera, se extraen estos molares si crecen de manera defectuosa, es decir, si la pieza se encuentra en la mitad de la cubierta de la encia, lo que conlleva a la acumulacion de restos de alimentos en ese espacio que producen infecciones.

Prevención del padecimiento de caries

Comúnmente el odontólogo asesora al paciente sobre la prevención de padecer caries dentales; lo cual se basa en implementar una excelente higiene bucal y en evitar el consumo excesivo de alimentos con cantidades elevadas de azúcar.

Además de lo descrito anteriormente, debemos saber que existen programas informáticos como el “cariogram” que permiten determinar el riesgo en cada persona de desarrollar caries en el futuro y también en proporcionar información necesaria para prevenir el progreso de esta patología.

Asimismo, diversas organizaciones mundiales han desarrollado modelos complejos que permiten determinar el riesgo de padecer caries dentales; permitiendo acceder la integración de los temas científicos a la práctica odontológica. De igual manera, favorecen en la toma de decisiones con respecto al tratamiento y la frecuencia de la revisión bucal en cada paciente

¿Cómo puede generarse la caries?

Al ingerir alimentos ricos en hidratos de carbono como chocolates, helados, golosinas, entre otros; las bacterias los descomponen generando ácidos que afectan el mineral de los dientes, originando la lesión de la caries. Por lo que, es recomendable evitar el consumo en exceso de estas comidas y efectuar una higiene oral óptima.

¿Por qué la caries produce dolor en mis dientes?

La progresión de la caries en los dientes se origina de forma pausada; al principio se genera una mancha blanca sobre el esmalte y posteriormente al ir incrementándose se crea una cavidad, por la cual el conjunto de bacterias entran en contacto con la dentina y además los ácidos la disuelven instantáneamente porque se trata de un revestimiento más blando que el esmalte.

Entre los síntomas de esta patología, se encuentran asociados la hipersensibilidad, la halitosis y el dolor crónico espontáneo.

Preguntas comunes

Todo lo referente en mantener nuestra salud bucodental debe ir en consonancia con una excelente higiene bucal; de lo cual se originan diversas interrogantes como: la frecuencia del cepillado, el uso del hilo dental, el reemplazo del cepillo, algunos tratamientos específicos, entre otras. En este blog responderemos de forma precisa a las preguntas más frecuentes que surgen en el dia a dia.

¿Con qué frecuencia debo cepillarme los dientes y emplear el hilo dental diariamente?

Los expertos recomiendan cepillarse los dientes tres veces al dia, es decir, después de cada comida; también si ingieres algún alimento antes de dormir debes llevar a cabo nuevamente la rutina de limpieza. En el caso de los niños, para crear el hábito es buena idea cantarles una canción o relatar un cuento para hacerlo más divertido. El hilo dental se debe emplear por lo menos una vez al día, con la finalidad de eliminar las bacterias acumuladas y evitar la generación de cualquier enfermedad.

¿Con cuánta asiduidad debo reemplazar mi cepillo dental?

Se recomienda reemplazarlo cada tres meses; pero si las cerdas se vencen antes del tiempo estipulado, debe sustituirse con anterioridad. Al escoger el cepillo dental, el paciente debe tomar en cuenta los consejos del especialista para obtener el más adecuado.

¿Las placas dentales son dañinas?

Es cierto que exponerse de forma excesiva a radiografías puede generar daños en los tejidos, las células del cuerpo y en casos extremos puede conducir a la generación de cáncer. Sin embargo, al llevar a cabo las placas dentales en los pacientes, estos solo están expuestos a una baja cantidad de radiación que no perjudican su salud.

Hablando de la amalgama dental, ¿Es nociva para mi salud?

La respuesta precisa es no. Durante muchos años la amalgama ha sido empleada para la restauración de las piezas dentales. A pesar de la polémica que existe del efecto tóxico del mercurio en nuestra salud; no se ha logrado determinar su relación con el desarrollo de enfermedades.

¿La técnica de blanqueamiento daña mis dientes?

En la actualidad existen diversos estudios científicos que argumentan sobre llevar a cabo el procedimiento sin afectar la salud de los dientes. Siempre y cuando lo efectúe un dentista profesional con las técnicas y el material apropiado; entonces no generará daños en las piezas dentales, ni las pérdidas de las mismas.

¿Con qué frecuencia se puede llevar a cabo el blanqueamiento dental?

Se recomienda el blanqueamiento dental una vez al año; cabe destacar que es recomendable experimentar el tratamiento, cuando no se padezca de hipersensibilidad dental; además el esmalte de los dientes y la salud bucal en general se encuentren en óptimas condiciones y así obtener resultados exitosos.