Clínica Dental en el Centro de Madrid

Implantes dentales en Madrid

Según las estadísticas, el 69 % de los adultos de entre treinta y cuarenta años han perdido al menos un diente definitivo, bien por algún accidente, periodontitis, caries mal tratadas o por un tratamiento de conductos mal realizado. Además, pasados los setentaicuatro años, un cuarto de la población ha perdido ya todos sus dientes naturales.

Implantes dentales en MadridAdemás del contratiempo estético que supone la pérdida de un diente, también afecta de manera negativa al resto de la boca. La totalidad de las piezas dentales se encuentran en un perfecto equilibrio unas con otras, por lo que la pérdida de una de ellas causará un esfuerzo excesivo de las colindantes, que tendrán que realizar el trabajo que hacía la muela desaparecida.

Así mismo, la pérdida de una pieza dental puede causar que el hueso que sostenía su raíz vaya desapareciendo progresivamente, debilitando la zona y empobreciendo el resto de muelas. Si se produce la pérdida de masa ósea en las piezas delanteras, los labios también tenderán a retraerse y meterse hacia adentro.

Actualmente, los tratamientos para la sustitución de una pieza desaparecida han evolucionado de manera sustancial. Si hace unos años, la solución consistía en la colocación de una prótesis extraíble o en la realización de un puente, es decir, una prótesis fija sujeta a los dientes adyacentes; hoy en día, la tendencia mayoritaria se dirige hacia la colocación del implante dental.

¿Qué es un implante dental?

Los implantes dentales se consideran sustitutos a largo plazo de las piezas dentales desaparecidas.

El procedimiento consiste en la colocación de una raíz artificial en forma de tornillo fabricado de titanio, que un cirujano maxilofacial introduce en los huesos maxilares para que se fije de manera firme y definitiva. A este implante en el hueso se le coloca el diente artificial, que queda así fijado de forma definitiva.

El implante se coloca justo donde se encuentra el espacio generado por la pérdida del diente, con el objetivo de sustituirlo y que el paciente pueda masticar normalmente y sin dolor.

Los implantes dentales son una de las mejores opciones para los pacientes que han sufrido la pérdida de algún diente o incluso de varios, ya que son altamente resistentes, se integran perfectamente en la dentadura de la persona y pueden llegar a durar toda la vida. El diente artificial cumplirá todas las necesidades masticatorias de la misma manera que lo hacía el diente original y son, estéticamente, muy similares a los dientes naturales.

Cada implante dental se diseña exclusivamente para el paciente en concreto, con la intención de que se integre perfectamente en la estructura de su mandíbula y la dentadura recupere el equilibrio normal, sin forzar movimientos de compensación, ni desgastar otras piezas.

El mantenimiento de los implantes dentales es exactamente el mismo que el del resto de piezas, es necesario realizarse una buena higiene, lavarse los dientes y hacerse limpiezas y visitas al dentista periódicas.

La realización de implantes es uno de los mayores logros de los últimos cuarenta años en el sector de la odontología. Cada vez cuentan con más pacientes que confían en su eficacia, ya que funcionan a la perfección.

¿Cómo se consigue que el implante quede firmemente sujeto?

El tornillo de titanio que se utiliza como sustituto de la raíz original, tiende a unirse con el hueso y a quedar bien sujeto a él. Este proceso por el cual el tornillo se fija al hueso se denomina osteointegración y suele durar entre tres y seis meses desde que se realiza el implante. En este tiempo, el cuerpo humano, va asumiendo como propia la pieza de titanio introducida, hasta que la retiene de manera definitiva.

En ocasiones, el hueso ha quedado debilitado por la pérdida o por la infección que la ha causado y no consigue sujetar el implante con la suficiente fuerza. En estos casos, puede ser necesario un injerto de hueso artificial para ayudar a la fijación.

Una vez conseguida la osteointegración, el implante queda firmemente unido a la mandíbula y puede procederse a la colocación de la corona dental.

¿Cuánto dura un implante dental?

Realizarse implantes dentales en Madrid es la manera más definitiva de sustituir los dientes que se han perdido.

La implantología es una decisión a largo plazo para reponer las piezas, ya que pueden llegar a durar más de veinticinco años.

Un buen implante, fabricado de materiales de buena calidad y colocado por un profesional experto en la materia tiene la capacidad de sustituir la diente original durante un periodo muy prolongado en el tiempo. Con un correcto mantenimiento, los implantes pueden llegar a durar toda la vida sin dar ningún tipo de problema. Por esta razón, se consideran una de las mejores opciones a la hora de reemplazar una muela.

Para poder realizar un buen mantenimiento de los implantes, una higiene adecuada es fundamental. El cuidado de los dientes adyacentes y de las encías asegurarán el éxito de la supervivencia del implante.

Las visitas periódicas al dentista y radiografías del hueso, darán al profesional una visión del estado en el que se encuentra el implante.

Tipos de implantes dentales

En Madrid se realizan, básicamente, dos tipos de implantes:

· Subperiósticos (yuxtaóseos).

· Endoóseos, que son los más habituales hoy en día.

El tipo de implante endoóseo se coloca quirúrgicamente por un cirujano maxilofacial. Se introduce el tornillo en los huesos maxilares o en el de la mandíbula y, una vez conseguida la osteointegración, se pasa a colocar la prótesis definitiva que hará las funciones de diente.

Podemos encontrar diferentes formas de este tipo de implante:

  • Los cilíndricos.
  • Los tornillos, que son los más utilizados en la actualidad.
  • Las láminas.

Los implantes de este tipo son la alternativa más utilizada para pacientes con prótesis no definitivas o puentes, ya que evitan el sufrimiento de las muelas colindantes y su mantenimiento es el mismo que el del resto de los dientes.

El material del que se realizan los implantes con forma de tornillo es, en su mayoría, el titanio. La elección de este material biocompatible se debe a su alta resistencia y a que no producen alergias o rechazos por parte de la encía o el hueso del paciente.

Entre las ventajas con las que cuenta el titanio, se encuentra que posee la capacidad de ser implantado en varios espacios consecutivos sin producir problemas en el hueso, aunque su colocación deberá ser realizada de manera progresiva.

Implante dental en MadridLa evolución de las técnicas y los materiales odontológicos han conseguido alterar el material, de forma que se reduce el tiempo de osteointegración y que ayuda a una fijación más fuerte y efectiva, hablamos del Titanium Plasma Spray (TPS). Los resultados con el TPS son significativamente mejores que los del resto de materiales y su durabilidad es muy superior.

Los implantes cilíndricos, ya no son muy utilizados hoy en día. Su funcionamiento consiste en crear unas pequeñas perforaciones para que el hueso se desarrolle en su interior y se genere una suerte de raíz. La intervención para este tipo de implantes es algo más agresiva que para los de forma de tornillo y es necesario el empleo del bisturí. El proceso de generación del hueso es bastante lento, por lo que están casi en desuso.

Los implantes laminados dan muy buenos resultados si la pieza sustituida es un incisivo central en el nivel del maxilar superior, zona en la que el hueso es ancho y profundo. Sin embargo, no se recomienda para otras piezas y su duración no es tan larga como la de los implantes de tornillo.

Los implantes yuxtaóseos consisten en colocar un marco de metal en la mandíbula, justo por debajo de las encías. Suelen utilizarse para personas que no toleran las dentaduras convencionales y su hueso no permite realizar los implantes endoóseos.

¿Quién puede utilizar un implante dental?

La elección de implantes dentales es la solución más recomendada por la mayoría de odontólogos. Su alta efectividad y duración los convierten en la mejor alternativa para sustituir piezas perdidas.

La mayoría de la población no tendrá problemas para que se le realice un implante. El dentista realizará un estudio óseo para valorar la densidad del hueso mandibular, bien mediante la palpación de la zona afectada o gracias a la realización de radiografías que muestren la densidad ósea.

Cuando hay una pérdida significativa de masa ósea en la zona maxilar, el cirujano puede recomendar realizar un injerto de hueso artificial. Este procedimiento se lleva a cabo para conseguir que se genere nuevo hueso y que el implante pueda fijarse de manera firme al mismo.

La pérdida de hueso maxilar puede ocurrir por diferentes razones, entre las que se incluyen las enfermedades de las encías o el haber dejado el espacio del diente durante mucho tiempo.

El injerto consiste en introducir masa ósea artificial, hueso de un donante o hueso de otra parte del cuerpo de la persona.

El procedimiento de injertar hueso en la mandíbula dura aproximadamente tres horas y se realiza con anestesia local. Después de realizarlo, se coloca una lona para evitar posibles infecciones y se programa una cita con el dentista para valorar la formación ósea antes de proceder a la colocación del implante.

Ventajas de los implantes dentales frente a otras técnicas

Las ventajas de realizarse un implante dental son mucho más numerosas que las de otras técnicas para la sustitución de piezas dentales.

Los implantes no dañan otros dientes sanos, como ocurre cuando se realiza un puente. En este tipo de intervenciones, es necesario hacer un tratamiento de conductos a la pieza sobre la que se apoya la prótesis y colocarle una funda para que pueda resistir el peso de la pieza falsa.

Otras ventajas de los implantes definitivos son:

  • Una mayor sensación de naturalidad.
  • Una estética perfectamente integrada con el resto de la boca.
  • Una dentadura más sana y con una mordida natural.
  • Son completamente indoloros.
  • Aportan seguridad al paciente, ya que al sonreír no se mueven ni pueden caerse.
  • Se recupera la función masticatoria original al daño del diente.

En ocasiones se puede llegar a la errónea conclusión de que el precio de los implantes es muy elevado, sin embargo, comparando el precio con su elevada duración, la proporción resulta muy favorable a esta técnica.

Procedimiento por el cual se realiza el implante

La implantación consta de dos partes, una en la que se realiza un estudio de la boca y se introduce en el hueso el tornillo y otra en la que se coloca la corona o diente definitivo. En esta segunda fase, se atornilla el diente al muñón generado, es decir, al tornillo y se espera a que el paciente se acostumbre a llevarlo con normalidad.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de los implantes son muy escasas, rara vez se producen problemas siempre y cuando la intervención de realice por un profesional cualificado. A pesar de ello, al ser una intervención quirúrgica, en ocasiones surge alguna complicación.

El riesgo más grande que tiene realizarse un implante es que el propio cuerpo lo rechace, que no se produzca la osteointegración. El implante suele moverse y, finalmente se cae sin producir mayores problemas. Si esto ocurre, es necesario estudiar el porqué y ponerle solución, si la tiene. El plazo para saber si un implante será rechazado o no es de unas tres semanas, pasado este tiempo se puede hablar de éxito.

Como en toda intervención, se pueden producir infecciones, aunque los instrumentos del dentista estén esterilizados existe un pequeño riesgo de que ocurra. Así como posteriormente, cuando se come, etc.

Para evitar las infecciones es necesario acudir a un dentista de confianza y la toma de profilácticos y antibióticos posteriores a la intervención. Si el paciente tuviera fiebre superior a 38 grados después de la intervención, debe consultar con el profesional de la odontología para resolverlo lo antes posible.

Recientes investigaciones han demostrado que las personas que fuman o beben habitualmente tienen mayor riesgo de padecer infecciones, además tienen el sistema inmune más bajo que el resto de las personas, lo que favorece la invasión de bacterias.